CESTA TICKET PARA JUBILADOS Y PENSIONADOS
JUEVES, 9 DE MARZO DE 2017
A pesar del “pacheco” los abuelitos protestaron por su bono de alimentación

8 Marzo, 2017
Los adultos mayores marcharán el miércoles 29 de marzo hasta la Asamblea Nacional. Aunque han acudido a distintos organismos públicos, siguen sin percibir su cestaticket. Cobran Bs. 40.000 de pensión y una medicina les puede llegar a costar Bs. 32.000.

Caracas. La mañana era fría este martes 8 de marzo, no obstante, la señora Olga Vargas participó en la protesta que varias personas de la tercera edad realizaron a fin de exigir el bono de alimentación para los pensionados y jubilados del país.
Vargas tenía una bufanda, un gorro azul de lana y una chaqueta tejida. Su aspecto longevo la destacaba entre los marchantes, que no dejaron de expresar su disgusto aunque las nubes y la brisa amenazaban con soltar un aguacero.
Al lado de Vargas, durante toda la protesta, siempre estuvo Areany Bruzual, su hija de 56 años. Ambas mostraron pancartas en las que exigían al Presidente Maduro que apruebe el dinero para que los adultos mayores obtengan el beneficio del cestaticket.
“Mi mamá por su edad sufre de incontinencia, y un paquete de 6 pañales [para adulto] cuesta Bs. 20.000 y nuestra pensión es de Bs. 40.000 mensual”, enfatizó Bruzual. Detalló que su madre fue maestra de primaria —carrera que ella también eligió— y además es psicopedagoga. Ambas son jubiladas por el Ministerio de Educación, pero el dinero que perciben mensualmente —Bs. 80.000— de ese beneficio apenas les alcanza para comprar cuatro paquetes de pañales, que según Bruzual les rinden para dos semanas “cuando mucho”.
El conflicto entre los adultos mayores y el gobierno de Maduro es de vieja data: en noviembre del año 2014, el primer mandatario dijo que estudiaba una propuesta para crear un ticket de alimentación y medicamentos para los abuelos, pero hoy, señaló que “es necesaria la viabilidad económica que permita garantizar el cumplimiento de la finalidad social que involucra tal ley”.

El 30 de abril del año 2016, el Tribunal Supremo de Justicia avaló la Ley del bono de alimentación autorizada por el Parlamento el 29 de marzo de ese año.

Falta un mes para que se cumpla un año desde que la Asamblea Nacional (AN) aprobó la Ley, y dentro de dos meses también se cumple un año desde que el máximo juzgado sostuvo la viabilidad económica de esta.
Y aunque los abuelitos han ido a la sede del Instituto Venezolano para los Seguros Sociales (IVSS), al TSJ, al Ministerio Público (MP), a la Vicepresidencia de la República, al Ministerio de Finanzas e incluso una comisión entregó una carta en el Palacio de Miraflores, ninguno de estos organismo públicos les dio una respuesta concreta.



Aunque son más de tres millones de abulitos que no reciben su bono de alimentación los que participan en las protestas son pocos.

“Muchos de nosotros buscamos el medicamento Losartán Potásico de 50mg, y cuando se consigue está en Bs. 32.000, y cobramos Bs. 40.000 por la pensión. Es imposible vivir así. Presidente Maduro, nada de esto es político, somos abuelitos que exigimos nuestro derecho”, expresó Luis Cano, coordinador del grupo Unidos en el Frente Amplio de Jubilados y Pensionados (Ufajup).
Cano, en nombre de todos los adultos mayores presentes en la plaza frente al MP, aseguró que no ven de parte del Gobierno “una intención de mejorar la situación de los viejitos”.
Areany Bruzual desde hace un año no puede comprar los medicamentos que su mamá necesita para su tratamiento cardiovascular. Este es casi el mismo tiempo que el Presidente Maduro tiene sin pronunciarse en torno al tema del bono de alimentos para los abuelitos.
“Las enfermedades que tenemos los abuelos son crónicas. Son pacientes con cáncer, enfermedades renales, cardiovasculares, hipertensión, son tratamientos que debemos cumplir de por vida pero no hay medicinas”, sostuvo Cano.

Mientras Cano hacía estas declaraciones, por la puerta principal del Ministerio Público varios hombres empujaban carretillas que llevaban bolsas con insumos de primera necesidad que escasean en el mercado, como papel sanitario, jabón en polvo; y alimentos, como azúcar, harina precocida de maíz, arroz, entre otros. Las bolsas eran guardadas en las maletas de unos carros particulares.
El coordinador de Ufajup informó que el próximo miércoles ese mismo grupo de abuelos y otros más marcharán hasta la sede de la Defensoría del Pueblo, en la avenida Urdaneta, para exponerle al Defensor, Tarek William Saab, la situación que viven los abuelos.
De igual manera, hizo saber que para esa fecha también marcharían hasta la sede de la AN para pedirle a los diputados que los acompañen en este proceso, que hasta ahora no ha visto resultados.

Fotos: Charlie Barrera

Comentarios