DOCUMENTO ENTREGADO A LA MINISTRO DE SALUD EN LA MARCHA DEL 7 DE FEBRERO DEL 2017, POR EL DERECHO A LA SALUD ,ARTICULO 83 DE LA C.B.D.V


Caracas, 07 de febrero de 2017.

Ciudadana
Dra. Antonieta E. Caporale Zamora
Ministra del Poder Popular Para la Salud
Su Despacho

Excelentísima Ministra

Reciba un cordial saludo de los Trabajadores del Ministerio del Poder Popular Para la Salud, en la oportunidad de someter a su consideración situaciones relacionadas con la prestación de nuestros servicios en las instituciones dependientes de su despacho, las cuales interfieren significativamente en las buenas prácticas de salud.
En este sentido debemos manifestarle que tenemos una creciente preocupación sobre la situación de la salud en nuestro país. Y no puede sino serlo: La salud es la angustia existencial primordial del ser humano.
Como trabajadores del sector, percibimos en nuestro quehacer diario el aumento en la incidencia de enfermedades infecciosas tales como el dengue, paludismo, enfermedad de Chagas, y tuberculosis, entre otras, entidades patológicas que en el pasado habían sido reducidas a niveles internacionalmente aceptables, situación que ha sido generada por las serias deficiencias del sistema de salud venezolano manifestadas en falta de una atención apropiada y oportuna, largos tiempos de espera, y altos costos, al tanto que se sufren las consecuencias de la insuficiente dotación de equipos, insumos y medicinas en los hospitales, y la pérdida de capital humano en el sector por la emigración de profesionales de la salud a otros países, en la búsqueda de mejorar su condición de vida
Todas nuestras constituciones, a lo largo de la  historia republicana, han consagrado el derecho a la salud y han sido innumerables los intentos que se han hecho en Venezuela por resolver el déficit crónico de atención y elevar su calidad de manera consistente. Sin embargo, hasta ahora lamentablemente no se ha logrado revertir la situación.
Estamos convencidos que el mejor sistema de salud es aquel que ofrezca la mejor asistencia individual a la población, y la política de salud debe orientarse a modernizar nuestro sistema de salud a fin de garantizar el acceso a servicios de salud de calidad, independientemente de la condición económica, social o laboral de los ciudadanos.



Por ello consideramos imperioso cubrir apropiadamente las tres fases de la atención en Salud: prevención, curación y rehabilitación. La prevención incluye campañas educativas permanentes dirigidas a toda la población, vacunaciones, control materno-infantil, controles de higiene ambiental, prevención de accidentes. La prevención debe promoverse en los ámbitos laborales, educativos y medios de comunicación. El dinero invertido en prevención permite ahorros significativos en la fase de curación y rehabilitación, liberando recursos que pueden destinarse a la atención de pacientes con patologías no prevenibles.
En la segunda etapa, la de la curación, se debe asegurar la atención oportuna y eficiente de los pacientes, a los diversos niveles de atención. La articulación y coordinación de los niveles de atención permite un uso más eficiente de los recursos, descongestionando hospitales, y permitiendo una mejor atención. En esta etapa es crucial la adecuada dotación de infraestructura y equipos con tecnologías modernas que permitan a nuestros pacientes beneficiarse de los avances de la ciencia a nivel mundial, apoyada por una política efectiva de mantenimiento que evite la interrupción de los servicios, y la formación del recurso humano (médicos, enfermería, técnicos radiólogos, Bioanalistas, odontólogos, fisioterapistas, Nutricionistas, servicios sociales, entre otros). El personal debe ser seleccionado estrictamente en base a su preparación y capacidad, y estimulado con adecuadas condiciones económicas, programas de seguridad social, entrenamiento y planes de desarrollo de carrera, que aseguren su permanencia en el sistema y su continua superación.
La rehabilitación busca permitir la reincorporación de los pacientes a la vida social, familiar y productiva. A estos efectos, deben promoverse centros apropiadamente dotados, cónsonos con los últimos adelantos científicos, y un apoyo de trabajo social.
Esas tres fases están estrechamente vinculadas, de hecho, la política de salud debe atacar las enfermedades asociadas a la pobreza, mediante programas de atención materno-infantil que incluyan servicios de prevención y tratamiento; las enfermedades endémicas tales como el paludismo, dengue, chicungunya, enfermedad de Chagas, y afecciones dermatológicas, requieren de programas efectivos de control y erradicación; y las enfermedades crónicas mediante programas focalizados al área cardiovascular, VIH-Sida, Cáncer; y la prevención de accidentes. Todo ello debe acompañarse de un programa de suministro de medicamentos y deben participar el gobierno nacional, los gobiernos estadales, y las redes locales de



servicios de salud a nivel de municipios y comunidades organizadas.
Los planes de salud deben incluir medidas a ser aplicadas en el corto, mediano y largo plazo. Esto implica necesariamente ir más allá de los horizontes electorales o partidistas, buscando construir un gran acuerdo nacional, con el apoyo y participación de todos los sectores del país, sociedad civil-sector laboral-gobierno, de modo que los objetivos se mantengan y perfeccionen en el tiempo. Solamente así podemos aspirar a obtener los resultados deseados.
Podemos afirmar con orgullo que en nuestro país disponemos de talento humano capacitado, motivado y comprometido para colaborar en el diseño y la ejecución de estos planes, pero se hace necesario incorporarlos activamente a todos, sin exclusión de ningún tipo, a trabajar por el bien del país.
¿Cuál es la realidad? Más allá de la guerra económica o la automedicación, esta nuestra realidad, la que percibimos día a día en los centros de salud, la cual consiste en un grave desabastecimiento que ronda el 85% de insumos, materiales y medicamentos; Centros de Salud con infraestructuras colapsadas; falla sistemático en el suministro de agua y energía eléctrica en hospitales y ambulatorios; suministro de alimentos para los pacientes que no se ajusta a los requerimientos calóricos que estos ameritan, de acuerdo a la patologías que presentan; desabastecimiento de reactivos, pruebas diagnósticas, controles, calibradores necesarios para poder orientar el diagnóstico , hacer seguimiento, medir y controlar los estados de salud y enfermedad de los ciudadanos; carencia de unidades de transporte de pacientes (ambulancias). Resaltando que las fallas y escasez de insumos y materiales ha llegado a niveles tan críticos que nos ha sometido a situaciones tan riesgosas que se compromete el ejercicio de las profesiones involucradas y nuestra propia salud, al no disponer de soluciones antisépticas ni guantes y mucho menos tapabocas para realizar procedimientos que exigen el cumplimiento de medidas de bioseguridad, sobre todo en unidades de Terapia Intensiva, Unidades Neonatales, Unidades Quirúrgicas, Unidades de preparación de mezclas, Unidades de Urgencias, servicios de Bioanálisis; este escenario de precariedad se agrava, cuando buscando soluciones ante las autoridades gerenciales, encontramos respuestas tales como: “Eso es responsabilidad de ustedes”, “No se dispone de recursos económicos”, entre otras cosas, que lo que hacen es desmoralizar al trabajador que solo pide recursos materiales para cumplir su labor en pro del paciente.




A esta situación tan precaria debemos agregar el éxodo migratorio, que cada día se hace más intenso, de profesionales del sector salud  hacia otros países en búsqueda de mejores sueldos que eleven su  calidad de vida, hecho que profundiza el ya existente déficit de talento humano, generando sobre carga de trabajo a los que se quedan, en su gran mayoría trabajadores con muchos años de servicio.
No vamos a hacer un extenso relato de hechos, que estamos seguros usted conoce a profundidad dado su extensa trayectoria profesional en la gerencia hospitalaria, solo queremos soluciones inmediatas que nos permita realizar nuestra labor de manera oportuna y segura libre de riesgos previsibles, para que de esta manera el Estado pueda cumplir la obligación de garantizar el derecho a la vida y a la salud, tal cual como está previsto en el texto constitucional.
En este sentido le proponemos buscar de manera concertada, más allá de los intereses políticos partidista, el bien común de nuestra población, y se instale de manera inmediata mesas de trabajo con los trabajadores, sin ningún sesgo, para diseñar un plan estratégico que permita garantizar el derecho a la salud de la población de manera efectiva y eficiente.
En segundo lugar debemos manifestarle que no dejamos de reconocer el esfuerzo realizado por el Ejecutivo Nacional, en la persona del Ciudadano Presidente de la Republica en otorgarnos un 50% de aumento salarial, no obstante, el espiral inflacionario que afecta a nuestro país lo ha hecho nugatorio, y en consecuencia la fuerza laboral se encuentra en estos momentos afectados, a tal extremo que a duras penas, el sueldo devengado solo les permite cancelar los elevados precios del transporte público, tomando en cuenta que la gran mayoría habita en las ciudades dormitorios, como los Valles del Tuy, altos Mirandinos y el eje Guatire –Guarenas, y “algo” de alimento. En tal sentido proponemos la dolarización o su equivalente de nuestros salarios, toda vez que si estamos obligados a cancelar la cesta básica y demás bienes y servicios calculados en el valor de esta moneda, seria justicia que nuestros ingresos sean calculados de la misma manera, y así se nos devolvería el poder adquisitivo, seguro estamos de que usted como miembro del Consejo de Ministros puede elevar esta petición al alto gobierno para estudiar su factibilidad.
En tercer lugar, debemos informarle que nuestro Contrato Colectivo ya tiene dos años vencido, pese a que la representación gremial y sindical Nacional, en su condición de legítimos representantes de los trabajadores de la Salud   presento   un




nuevo proyecto ante la Inspectoría Nacional del Trabajo para iniciar su discusión, hasta la presente fecha no se ha obtenido respuesta  oportuna,  colocándonos este grave retardo a percibir la cancelación de cláusulas contractuales, con montos ínfimos que frente a la grave crisis inflacionaria que nos afecta, resultan demasiado insignificantes, un ejemplo de ello sería el monto cancelado  por  bono de transporte Por la cantidad de Trescientos Bolívares (Bs 300), frente a una realidad de que el costo del pasaje urbano es de 100 Bs y extraurbano oscila entre 350 y 500 Bs, con la certeza de que dentro de muy poco tiempo estos precios serán incrementados, así mismo le podemos mencionar la cantidad de tres mil Bolívares por uniformes o batas, los cuales no alcanzan para comprar ni siquiera un par de medias, que están por el orden de los 15 mil bolívares, y ni hablar del costo de un uniforme o bata, de igual manera sucede con el costo de los lentes o de los servicios funerarios, entre otros.
En atención a estas circunstancias de grave crisis económica que afecta al país, la cual no es ajena a los trabajadores de la salud, se amerita con carácter de urgencia reanudar a la discusión de la Normativa Laboral, paralizada desde hace dos años, con el objetivo de actualizar las clausulas socio económicas al valor de la moneda actual, de tal manera que los trabajadores vean incrementado su salario, en tal sentido solicitamos la mancomunidad de esfuerzos entre usted y los representantes gremiales y sindicales, para ver hecho realidad la firma del mismo.
Mientras esto sucede, sería un acto de justicia social que las referidas clausulas se ajustaran de acuerdo a los índices inflacionarios, tal y como se hizo con la bonificación por juguetes el pasado mes de diciembre, acto magnánimo que paliaría las crisis económica en la que nos encontramos inmersos.
En cuarto lugar, nuestro empleador (El Estado Venezolano) viene arrastrando una serie de deudas laborales, la cuales seria de suma importancia su revisión a objeto de ser honrado este compromiso, ya que los trabajadores hemos demostrado paciencia, pero dada la situación de crisis, consideramos que la mora en el pago se ha convertido en insostenible e intolerable. Dichas deudas se describen a continuación:
1.- INTERESES DE PRESTACIONES SOCIALES: Se adeudan a los trabajadores transferidos desde la Alcaldía Metropolitana los Intereses de Prestaciones Sociales (FIDEICOMISO) establecido en la Ley Orgánica del Trabajo, Trabajadores y Trabajadoras de los años 2000 a la presente fecha, los cuales se venían  cancelando



anualmente y cuyo último pago se realizó en el año 2000. Igualmente cabe señalar que adeudan los intereses de mora dejados de percibir y originado en los pagos anteriores de este concepto ya que el capital fue cancelado mucho tiempo después de su vencimiento, exponiendo como ejemplo que el mismo se realizó en el mes de octubre del año 2002, siendo ese el lapso comprendido del año 1999 al 2000.
     En lo referente a este mismo concepto cabe señalar que el Ministerio del Poder Popular para la Salud, comenzó a dar cumplimiento al depósito reglamentario de los cinco días de salario mensual producto de la reforma producida a la anterior ley orgánica del trabajo, en lo que a prestaciones sociales se refiere de fecha 18 de junio del año 1997, a partir del año 2009 para efecto de los trabajadores transferidos de la Alcaldía Metropolitana, y en el 2004, para efecto de los trabajadores propios del Ministerio del Poder Popular para la Salud, adeudando el ministerio lo concerniente desde el año 1997, no obstante es necesario revisar los trimestres cancelados en estos años ya que hubo trimestres no depositados y a eso se suma que no han venido cancelando los intereses a tiempo producto de que ha habido retraso en el pago del respectivo capital, lo cual ha impedido la capitalización de los cálculos e intereses de mora. En este orden solicitamos se cancelen   los   intereses   de prestaciones sociales del año 2009, las cuales ya fueron canceladas y se nos adeudan estos correspondientes intereses hasta la fecha ya que los mismos se han capitalizado y por ende adeudan Intereses sobre Intereses generados.
Así mismo, solicitamos se nos informe de la base de cálculos en que se basa la administración para los pagos de prestaciones sociales e intereses.
Cabe señalar, que el derecho al pago de intereses de mora originados por el retardo del respectivo pago de capital, se encuentra estipulado en sentencia emanada del antiguo Tribunal Supremo de Justicia, lo cual se encuentra en concordancia con lo estipulado en el artículo 92 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
PAGO DEL BONO VACACIONAL:  Solicitamos que este beneficio estipulado en la ley Orgánica del Trabajo Trabajadores y Trabajadoras, así como en las Convenciones Colectivas vigentes, sea cancelado al momento del disfrute vacacional de nuestros trabajadores ya que actualmente les cancelan este beneficio después que han regresado de los días respectivos de vacaciones, lo cual es una incongruencia ilógica y sin sentido ya que el respectivo bono vacacional lo requiere el



trabajador para el disfrute de los días que le correspondan reglamentariamente. Es bueno señalar que los trabajadores transferidos desde la Alcaldía Metropolitana se les cancelaban el bono vacacional al inicio del disfrute de sus vacaciones.
Igualmente solicitamos se dé cumplimiento de al pago de la diferencia adeudada por concepto de la doceava parte de los aguinaldos y domingos y feriados en el pago del bono vacacional de los trabajadores, correspondiendo estas diferencias a los años 2013, 2014 y 2015, tal como está establecido en la Normativa Laboral Vigente.
PAGO DE PRESTACIONES SOCIALES: Solicitamos, se agilice el pago de prestaciones sociales e intereses de mora del personal que ese encuentra en condición de jubilados, ya que existe un gran número de ellos que aún esperan por este bien merecido pago luego de haber prestado sus servicios, al igual que aquellos por concepto de renuncias, fallecimientos, despidos o destituciones. Así mismo, solicitamos se les homologue el monto de las jubilaciones otorgadas a quienes se encuentran por debajo del salario mínimo actual decretado, esto considerando que tenemos personal jubilado cobrando aun los montos de las jubilaciones por debajo de lo establecido como salario mínimo, situación que contraviene lo establecido en el texto constitucional. Igualmente, es necesario que se planifique un plan exhaustivo de jubilaciones en el entendido de que existe una gran cantidad de trabajadores que cumplen los requisitos por años de servicio y edad, que esperan por su bien merecida jubilación, así como los que se encuentran de permiso especial con fundamento en los artículos 3 y 11 de la Ley del Estatuto de Pensiones y Jubilaciones, e igual para aquellos trabajadores originarios del ministerio que se encuentran en la denominada clausula 63.
LEY DE POLITICA HABITACIONAL: Solicitamos se dé cumplimiento de manera inmediata al aporte patronal que tiene la obligación el empleador de cancelar por este concepto en beneficio del trabajador, ya que nuestros trabajadores cuando solicitan o requieren de este beneficio, se les informa que existe una deuda por parte del empleador por el porcentaje que les corresponde aportar.
CESTA TICKETS ADICIONAL: En los últimos años los trabajadores del Ministerio de Poder Popular Para la Salud recibimos en el mes de Diciembre una tickera adicional, que popularmente fue bautizada como “Bono Hallaquero”, en el año 2016, pese a la terrible crisis económica que nos afecta, su antecesora la Ex Ministra Luisana Melo, con argumentos pocos solidos le negó a 295 mil trabajadores, a nivel nacional este beneficio, generando esta negativa gran molestias en las bases de los  trabajadores;



contraria a su actuación como Directora del Hospital Universitario de Caracas que de manera responsable y solidaria con sus trabajadores cancelo dicho beneficio, tal y como también lo hizo otros organismos como el IPASME.
Con base a lo antes expuesto y con base a los fundamentos asumidos por usted como Directora del Hospital Universitario de Caracas, le solicitamos se   nos   cancele dicha tickera, por considerar que la discriminación, es un acto absolutamente proscrito por la legislación venezolana.
En quinto lugar le solicitamos la ubicación de los trabajadores de acuerdo a su antigüedad y mejoramiento profesional en los niveles horizontales correspondientes a la clasificación de series de cargos prevista en el decreto 6.055 del 29-04-2008 (TI, TII, PI, PII, PIII), por cuanto hasta los momentos, sin tomar en cuenta su antigüedad en el servicio, todos sin ningún tipo de distinción, se encuentran ubicados en el primer paso, hecho que conculca de manera grave la progresividad de los derechos laborales, e incide negativamente el sueldo base para el cálculo de las pensiones de jubilaciones.
Por último, pero no menos importante, actuando según el espíritu, propósito y razón del artículo 80 constitucional, que establece que el Estado garantizara a los ancianos y ancianas el pleno ejercicio de su derechos y garantías, en tal sentido debemos plantear la profunda discriminación existente dentro del Sistema Público Nacional de Salud Venezolano en materia de Jubilación con el personal  de Ministerio del Poder Popular Para la Salud, al encontrar graves diferencias con los trabajadores del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, quienes prestando servicios de la misma naturaleza, una vez cumplidos los requisitos para disfrutar el beneficio de la Jubilación, los primeros salen con el 80% de su sueldo básico y las compensaciones por antigüedad y servicio eficiente como monto de pensión por jubilación, mientras que los segundos, con un 100% del sueldo integral, quedando los primeros con pensiones hasta por debajo del salario mínimo, lo que indubitablemente los coloca en una grave situación de indefensión a no disponer de recursos para subsistir dignamente, transformando el acto de la jubilación en un hecho estresante e indigno. En este sentido, debemos resaltar que durante la gestión del Dr. Hennry Ventura, como Ministro de Salud, se firmó el punto de cuenta DRH-145, de fecha 08 de septiembre del año 2015, donde se aprobó el 100% de la jubilación para los trabajadores y trabajadoras del  MPPPS, al igual que se redujo los años de servicio y edad para optar a este beneficio, hecho que fue celebrado por los  trabajadores,   sin



embargo nunca más se tuvo información sobre dicho punto de cuenta. Ahora bien, nuestra Constitución es clara cuando establece en su artículo 89, lo principios que rigen las relaciones laborales, de los que invocamos el principio de la prevalencia de la realidad sobre formas o apariencias y el la no discriminación, por cuanto si todos trabajamos dentro del Sistema Público Nacional de Salud, es inconcebible y violatorio al texto  Constitucional   la existencia de condiciones diferentes para ser beneficiario del derecho a la jubilación, motivado a esto le solicitamos se homologue la Jubilación de   los   trabajadores   del   sector   salud  al 100% tal como lo aplica el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) y el IPASME. Y de esta manera haríamos efectivo el deber moral y constitucional, que tanto usted, como representante del Ejecutivo Nacional y nosotros como ciudadanos venezolanos activos, tenemos hacia nuestros jubilados y pensionados, quienes debemos recordar dedicaron más de 40 años al servicio de la salud del pueblo venezolano. Debiendo recordar, que el extinto Presidente Hugo Chávez, resolvió una situación muy similar al eliminar el desconocimiento de los años de servicios como obreros, que la ley funcionarial planteaba para los funcionarios públicos a los efectos de la jubilación, con base a esa actuación presidencial, le hacemos la presente solicitud.
De igual manera solicitamos se haga efectivo el pago del bono alimentario acordado para el personal Jubilado y pensionado, así como otros beneficios contractuales, por cuanto la Normativa Laboral, aún vigente, establece en su cláusula 93 “ (…) que todos los beneficios contemplados en esta convención serán extensivos para todos los trabajadores (….) Jubilados y Jubiladas, Pensionados y Pensionadas (…), para el momento de la homologación de la presente Normativa Laboral”.
Para finalizar ratificamos nuestro compromiso con la salud del pueblo venezolano, pero también lo hacemos con la búsqueda del bienestar de los trabajadores del sector salud, quienes a pesar de las graves deficiencias que presenta nuestro sector asumen su compromiso con el paciente diariamente, lo que nos hace meritorios a que nuestros patronos promuevan mecanismos de diálogos que permitan soluciones armónicas y efectivas a corto, mediano y largo plazo, a cuyo efecto nos ponemos a su orden, por encima de cualquier posición política partidista, en aras de preservar la paz laboral, que es de suma importancia para el buen funcionamiento de nuestras instituciones hospitalarias.





Sin otro particular, a que hacer referencia nos suscribimos a sus gratas ordenes con sentimiento de alta estima y consideración.
Atentamente,

              Dr. Freddy Ceballos                                                      Lcda Judith León
Federación Farmacéutica Venezolana           Federación de Colegios de Bioanalistas de Vzla


     Williams Ratia                                                                            Pablo Zambrano                        Presidente de Fetrasalud                                                Secretario Ejecutivo Fetrasalud  



           Ismael Ocanto                                                            TSU Eudomar Urrieta                                                                           
Secretario General Hosp y Clínicas                                     Secretario General Sunepsas-DC


           Dra. Diana Grippa                                                   Lcda María Cabrera
Colegio de Odontólogos Metropolitano         Colegio de Bioanalistas del DC y Estado Miranda


                 Lcdo Julio Arvelo                                           Lcdo Juan Carlos Canga
Federación Venezolana de Fisioterapeutas           Federación de Psicólogos de Venezuela


                                                            Luis Cano
                                                             UFAJUP


                       Lcda Ana Rosario Contreras                                           Lcda Nixa Martínez
Colegio de  Enfermería del DC                   Colegio de Nutricionistas y Dietistas de Venezuela






















Comentarios

Entradas populares de este blog