sábado, 10 de septiembre de 2016




Ni medicinas ni comida tienen los abuelitos que viven en ancianatos
30 AGOSTO, 2016 Autor: MARIEL LOZADA | @MARIELOZADAB
En los alrededores de la Casa Hogar Madre Teresa de Calcuta, en Mamera, Caracas, hasta los perros y gatos están flacos. Los 120 ancianos que allí residen denuncian que, por su deficiente alimentación, han perdido peso en los últimos meses. “Toda la ropa me queda grande. Tuve que buscarme una correa nueva porque ésta se me caía”, dijo Ricardo Graterol, residente, de 61 años.
El ancianato es parte de la fundación Buen Samaritano, y se sostiene a base de donaciones y trabajo voluntario. Daniel José es uno de los voluntarios. Trabaja en la cocina, y cuenta que incluso los mismos trabajadores han tenido que ir ahacer cola para comprar comida. “Aquí resolvemos cómo podamos, y damos lo que conseguimos”.

Ricardo Graterol, de 61 años. “Toda mi ropa me queda grande”
En lo que va de año, han fallecido 30 abuelitos. “Las causas han sido varias, pero tienen un denominador común: todos tenían bajo peso“, denunció Luis Francisco Cabezas, director general de la organizaciónConvite. “Aquí hay imposibilidad para abastecerse de alimentos yabastecerse de medicinas“, dijo Cabezas.
Los residentes de la casa hogar lo confirman. A Luis Díaz, de 59 años, le amputaron las dos piernas. Es diabético y anda en una silla de ruedas defectuosa, donada por la gobernación de Miranda. No consigue ni su insulina, ni el enalapril. Ni siquiera sus pañales“No estoy tomando mis medicinas, porque no las hay”.
Convite denunció que en Venezuela hay aproximadamente 2.976.079 adultos mayores a quienes se les está violando su derecho a la salud y a alimentación, consagrados en la Constitución. “Queremos alertar eso. Son uno de los grupos más vulnerables y están enfrentando los embates de la crisis”, dijo Cabezas.
Luis Díaz no toma sus medicamentos “porque no los hay”
Dentro de la difícil situación de la tercera edad, hay otro problema: muchos de los ancianos se encuentran solos, sin nadie a quién acudir por un plato de comida o por unmedicamento. Una encuesta realizada por el Observatorio Mirando del Envejecimiento, realizada en 32 casas de abuelos, indicó que 9% de ellos no tienen familia ni amigos que los asistan.
En cuanto a cómo obtener sus medicinas, 74% de los ancianos mayores manifestaron que no tenían seguro privado y 59% que no tienen ningún tipo de ayuda de organismos públicos para comprarlas. Un 39% dijo que tienen que dedicar casi toda su pensión a sus medicamentos. Esto es especialmente grave en la población de tercera edad, donde, según esta misma encuesta, 74% sufren de hipertensión,  12% de problemas óseos, 11% de diabetes y 46% tienen alguna discapacidad motora, visual, auditiva o intelectual.


Fotos: Efecto Cocuyo/ Mariel Lozada





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada