lunes, 25 de julio de 2016

Envejecen mientras esperan bono de alimentación (+Video)

  La Ley de Bono para Alimentos y Medicinas a Pensionados y Jubilados descansa en una gaveta, cual si fuera "el sueño de los justos". En la calle sus beneficiarios la comentan, y los más indignados, ante la falta de su promulgación, se han organizado para protestar el miércoles 27 de julio, en el edificio del Instituto Venezolano de Seguro Social de Carmelitas hora 9.30 am.



En su fallo, el TSJ ordenó a la AN y al Ejecutivo Nacional coordinar la viabilidad económica de la ley, requerimiento cumplido por el Parlamento el 5 de mayo y que aún espera por la respuesta del Gobierno del presidente Nicolás Maduro para su implementación.
Espera desesperante
El equipo de prensa del Diario 2001, consultó a los beneficiarios de la "ley de papatickets para abuelitos", quienes en su mayoría reclaman su puesta en ejecución pues, aseguran, que la pensión no les alcanza ni para "comprar agua".
Entre los embates comunes para la tercera edad está la insuficiencia del subsidio para costear alimentos, consultas y tratamientos médicos. Al profundizar en casos particulares, la situación es insostenible si deben pagar también los gastos del hogar.

2 comentarios:

  1. ya el gobierno está hablando de incrementar de nuevo el salario y los más perjudicados son las personas que no tienen el cesta tiket ya que el aumento no es proporcional en el pasado aumento salarial,el salario pasó de 11 mil a 15 mil bs y el cesta tiket pasó de 13 mil bs a 18 mil bs ,osea el aumento fue de solo 4 mil bs (para los que no tienen el cesta tiket) mientras fué de 9 mil bs para los que tienen el cesta tiket osea que los pensionados son el sector más vulnerable cada vez que hay un aumento (ya que no disfrutan el cesta tiket) y la inflación es igual para todos (tengan o no tengan el cesta tiket) por lo tanto es un genocidio lo que está haciendo el gobierno con las personas de la tercera edad ,HAY QUE EXIGIR EL CESTA TICKET CON UNA CONCENTRACIÖN EN MIRAFLORES.

    ResponderEliminar