domingo, 21 de febrero de 2016

La Declaración del Impuesto Sobre la Renta es con el salario normal ,no incluye Vacaciones , Aguinaldos ,Bonos ,

Artículo 31. Se consideran como enriquecimientos netos los sueldos, salarios, emolumentos, dietas, pensiones, obvenciones y demás remuneraciones similares, distintas de los viáticos, obtenidos por la prestación de servicios personales bajo relación de dependencia. También se consideran como enriquecimientos netos los intereses provenientes de préstamos y otros créditos concedidos por las instituciones financieras constituidas en el exterior y no domiciliadas en el país, así como las participaciones gravables con impuestos proporcionales conforme a los términos de esta Ley.


Modificación del artículo 31 de la Ley de Impuesto sobre la Renta según Sentencia del TSJ Sala Constitucional (vigente para el año 2008)

Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Sala Constitucional (SC). Magistrado Ponente: Jesús E. Cabrera Romero. Expediente: 01-2862 del 27/02/07. Interpretación constitucional del sentido y alcance del artículo 31 de la Ley de Impuesto sobre la Renta.

La Sala Constitucional del TSJ interpretó el sentido y   alcance de la proposición contenida en el artículo 31 de la Ley de Impuesto sobre la Renta (LISLR), al conocer de una acción de nulidad interpuesta el 19/12/2001 por los abogados Adriana Vigilanza García y Carlos Vecchio contra los artículos 67, 68, 69, 72, 74 y 79 del Decreto Nº 307 con Rango y Fuerza de Ley de Reforma de la Ley de Impuesto sobre la Renta, publicado en la Gaceta Oficial Nº 5.390 Extraordinario, del 22/10/99.

Al estudiar la situación, la SC declaró inadmisible la acción que dio lugar a esta causa, no obstante, de conformidad con el artículo 5, segundo aparte, in fine dela Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia (LOTSJ), según el cual en las causas relativas al control concentrado de la constitucionalidad no priva el principio dispositivo, por tratarse de un asunto de orden público, dada la enorme relevancia y el intenso grado de afectación colectiva que caracteriza a los actos normativos. “Conforme a ello, este máximo exponente de la Jurisdicción Constitucional está autorizado para apreciar, de oficio, la violación de la Norma Fundamental, no obstante que la parte impugnante no haya advertido tales infracciones, o su técnica recursiva haya sido deficiente”, señaló el fallo, a fin de darle una lectura que la haga congruente con los principios constitucionales, evitando así una errada interpretación por las otras salas o los otros tribunales de la República.


Resaltó que la decisión se refiere al régimen impositivo de los asalariados, y que los bonos y otras remuneraciones no regulares ni permanentes, no son pechables, al no estar incluidas en el salario normal, siendo ello perfectamente constatable en los comprobantes que se emiten a los trabajadores con indicación de las remuneraciones, sean estas regulares y permanentes o accidentales.

La sala aclaró que los beneficios remunerativos otorgados en forma accidental están excluidos de la calificación de enriquecimiento neto, pues su inclusión podría ocasionar que el trabajador contribuyente perdiera buena parte de esas percepciones al pagar el impuesto sobre la renta. De la misma manera, están expresamente excluidas las percepciones derivadas de la prestación de antigüedad.

Al interpretar constitucionalmente este artículo, el TSJ señaló que el sistema tributario debe lograr la protección de la economía nacional y la mejora de la calidad de vida de los  ciudadanos, que corresponden a las finalidades extrafiscales y redistributivas de los tributos.

Recordó que los caracteres esenciales de los tributos se encuentran establecidos en el artículo 133 de la Constitución: generalidad (todos deben soportar las cargas tributarias), igualdad (al momento de contribuir, se proscribe la discriminación) y capacidad contributiva (que actúa como gozne entre la generalidad y la igualdad, como herramienta de medición concreta de la aptitud económica del contribuyente).

La sentencia también modificó la preposición del artículo 31, para adecuar el régimen impositivo de la renta aplicable a las personas naturales con ocasión de los ingresos devengados a título salarial, con los presupuestos constitucionales sobre los que se funda el sistema tributario.

Con la nueva redacción, los trabajadores asalariados solo deberían declarar el salario normal como enriquecimiento neto, para determinar su ISLR. Los demás beneficios remunerativos percibidos de forma accidental deben declararse como ingreso bruto, para determinar la totalidad de su enriquecimiento neto gravable.

El referido artículo 31, quedó modificado en los siguientes términos:
Artículo Derogado:
Nuevo Artículo:
Artículo 31:
Se consideran como enriquecimientos netos los sueldos, salarios, emolumentos, dietas, pensiones, obvenciones y demás remuneraciones similares, distintas de los viáticos, obtenidos por la prestación de servicios personales bajo relación de dependencia. También se consideran como enriquecimientos netos los intereses provenientes de préstamos y otros créditos concedidos por las instituciones financieras constituidas en el exterior y no domiciliadas en el país, así como las participaciones gravables con impuestos proporcionales conforme a los términos de esta ley.
Artículo 31.
Se consideran como enriquecimientos netos los salarios devengados en forma regular y permanente por la prestación de servicios personales bajo relación de dependencia. También se consideran como enriquecimientos netos los intereses provenientes de préstamos y otros créditos concedidos por las instituciones financieras  constituidas en el exterior y no domiciliadas en el país, así como las participaciones gravables con impuestos proporcionales conforme a los términos de esta Ley. A los efectos previstos en este artículo, quedan excluidos del  salario las percepciones de carácter accidental, las derivadas de la prestación de antigüedad y las que la Ley considere que no tienen  carácter salarial.

De esa manera, la SC, ejerciendo su labor de máxima intérprete de la Constitución, ajustó la disposición legal antes referida a los postulados constitucionales, la cual además se adecua a la letra y espíritu del parágrafo cuarto del artículo 133 de la Ley Orgánica del Trabajo (LOT), que dispone:

“cuando el patrono o el trabajador estén obligados a cancelar una contribución, tasa o impuesto, se calculará considerando el salario normal correspondiente al mes inmediatamente anterior a aquél en que se causó”.

Finalmente, debido a la naturaleza del pronunciamiento, la Sala ordenó la publicación íntegra de la sentencia en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela, la cual fue publicada en la Gaceta Oficial Nº 38.635 del 01/03/07.

Posteriormente, en fecha 09/03/2007, la Sala emite una “Aclaratoria” (TSJ. SC. Expediente Nº 01-2862 del 09/03/07. Magistrado Ponente: Jesús Eduardo Cabrera Romero) donde expresamente se señala que la interpretación que ha hecho la Sala del artículo 31 de la LISLR no es aplicable al período fiscal correspondiente al año 2006, pues el mismo se inicio antes de que se hiciera tal interpretación, aplicándose a partir del ejercicio fiscal siguiente.

Adicionalmente, confirma expresamente que, la norma que estipula los conceptos que conforman el enriquecimiento neto de los trabajadores puede ser interpretada conforme a los postulados constitucionales, estimando que éste solo abarca las remuneraciones otorgadas en forma regular (salario normal) a que se refiere el Parágrafo Segundo del Artículo 133 de la LOT, con ocasión de la prestación de servicios personales bajo relación de dependencia,excluyendo entonces de tal base los beneficios remunerativos marginales otorgados en forma accidental, pues de lo contrario el trabajador contribuyente perdería estas percepciones, sino en su totalidad, en buena parte, sólo en el pago de impuestos. Así, la Sala estimó improcedente aclarar lo que debe entenderse por beneficios remunerativos marginales otorgados en forma accidental, así como lo referido a las remuneraciones que califican a salario normal, pues ello está expresamente establecido en la normativa laboral, la cual citamos a continuación para facilitar el análisis de la sentencia:

LOT. Artículo 133. Parágrafo Primero: A los fines de esta Ley, se entiende por salario normal la remuneración devengada por el trabajador en forma regular y permanente por la prestación de su servicio. Quedan por tanto excluidas del mismo las percepciones de carácter accidental, las derivadas de la prestación de antigüedad y las que esta Ley considere que no tienen carácter salarial.

Reglamento de la Ley Orgánica del Trabajo (RLOT). Artículo 50: Los beneficios sociales no remunerativos previstos en el Parágrafo Tercero del artículo 133 de la LOT:

a. Revisten carácter excepcional.
b. Deberán guardar proporción o adecuación con las necesidades que se pretenden satisfacer.
c. 
Deberán aprovechar al trabajador o trabajadora, su cónyuge, concubino, concubina, persona en la que se encuentre en una unión estable de hecho o a sus familiares; y
d. 
No revisten carácter salarial cualquiera fuere la modalidad de cumplimiento y fuente de la obligación, salvo que se hubiere pactado lo contrario en convenciones colectivas o contratos individuales de trabajo.

LOT. Artículo 133. Parágrafo Tercero: Se entienden como beneficios sociales de carácter no remunerativo:

1.     Los servicios de comedores, provisión de comida y de alimentos y de guarderías infantiles.
2.     Los reintegros de gastos médicos, farmacéuticos y odontológicos
3.     Las provisiones de ropa de trabajo.
4.     Las provisiones de útiles escolares y de juguetes.
5.     El otorgamiento de becas o pago de cursos de capacitación o de especialización.
6.     El pago de gastos funerarios.

Los beneficios sociales no serán considerados como salario, salvo que en las convenciones colectivas o contratos individuales de trabajo se hubiere estipulado lo contrario.

Ahora bien., de acuerdo a lo establecido en la motiva de esta aclaratoria, y en concordancia con lo establecido en la normativa del Código Orgánico Tributario (COT) vigente, en su artículo 8, y la legislación sobre ISLR, debemos entender por “ejercicio fiscal siguiente” aquel que se inicie el 01/01/2008 y finalice el 31/12/08, cuya declaración y pago deberá realizarse durante el primer (1er) trimestre del año 2009, toda vez que no resulta aplicable al ejercicio fiscal comprendido entre el 01/01/2007 al 31/12/2007 por cuanto el mismo ya había iniciado para la fecha de la publicación de la sentencia.

Esta interpretación ha sido ratificada por el SENIAT, quien a través de aviso publicado en prensa nacional (Diario: Últimas Noticias, del día 20/01/08) indica que la vigencia del contenido de la sentencia referente al artículo 31 de la LISLR será aplicable a partir del ejercicio fiscal que se inicia el 01/01/08.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada