miércoles, 6 de mayo de 2015

Salario mínimo en Venezuela es 6 veces menor que en Bolivia

Salario mínimo en Venezuela es 6 veces menor que en Bolivia

Los trabajadores sufrirán una pérdida del poder adquisitivo este año que economistas calculan que estará entre 20% y 25% | Foto: Omar Veliz
Los trabajadores sufrirán una pérdida del poder adquisitivo este año que economistas calculan que estará entre 20% y 25% | Foto: Omar Veliz
El sueldo a 6,3 bolívares es de 1.178 dólares, pero a tasa Simadi es 37 dólares. Mientras que en La Paz es 223,51 dólares. La venezolana es la remuneración más baja después de la cubana
A partir del 1° de julio el salario mínimo en el país llegará a 7.421,66 bolívares, luego de que el 1° de mayo el presidente Nicolás Maduro decretó un incremento de 20% a partir de ese día y 10% en julio. El mandatario no fue el único que anunció un aumento salarial la semana pasada, también lo hizo su homólogo de Bolivia, Evo Morales, que lo subió 8,5% y lo situó en 1.656 bolivianos, según diarios de ese país.
Para comparar ambas remuneraciones es necesario convertirlas en dólares. En esa nación, de acuerdo con los medios, el salario quedó en 223,51 dólares. En el caso de Venezuela el cálculo requiere tomar en cuenta 3 tasas de cambio. A 6,3 bolívares por dólar el sueldo es 1.178 dólares; a 12 bolívares es 618,4 dólares y a la tasa del Sistema Marginal de Divisas, que el 4 de mayo cerró en 198,91 bolívares, el salario es 37,31 dólares.
Economistas advierten que pese a las tres cotizaciones oficiales, la que más se acerca al precio del dólar en el mercado es la del Simadi. Tomando en cuenta esta tasa, el salario mínimo venezolano es el más bajo de la región después de Cuba, que es 20 dólares al mes; y es 6 veces menor al de Bolivia, una de las naciones más pobres de América Latina.

Insuficiente. El economista Domingo Sifontes y la abogada laboral Maryolga Girán coincidieron en que la situación económica del país no se resuelve con incrementos salariales porque “ningún aumento se equipara con la inflación. Cualquier aumento que se haga será insuficiente. Lejos de bajar la inflación la hará subir”, señaló Sifontes.
Agregó que al cierre del año la caída del poder adquisitiva del venezolano estará entre 20% y 25%. “Luce poco, pero es una barbaridad. En los últimos 20 años no habíamos tenido un descenso tan pronunciado y tan rápido. Y si no se toman los correctivos necesarios cada vez seremos más pobres”, afirmó.
Para resolver la crisis económica, Sifontes indicó que es necesario emprender acciones para controlar la inflación, que el gobierno no aplica debido al costo político que implica, porque incluye eliminar subsidios; liberar la economía y descartar los controles.
“Mientras no pongan en práctica esto, los salarios siempre estarán por debajo de la inflación porque ningún patrono está en capacidad de incrementar 100%”, dijo el economista.
Girán añadió que, además de un plan para controlar la inflación, solucionar la crisis económica requiere medidas para incentivar la producción y eliminar la inamovilidad laboral. “La Ley del Trabajo trancó por completo el mercado laboral porque no hay movilidad: no se puede salir de los trabajadores deficientes y por el descenso en la producción las empresas no tienen  capacidad de incorporar más trabajadores”.
Sifontes expresó que la productividad en un país es fundamental porque es lo que hace que “ande, camine y crezca”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada