martes, 27 de enero de 2015

Desde hace más de un mes, el IVSS se niega a darle una respuesta a los pensionados que reclaman sus justas pensiones por los años trabajados. Muchos están enfermos, necesitan con urgencia su dinero pues, al parecer, las autoridades venezolanas no entienden que es el dinero de los pensionados y no del Estado.

El corralito venezolano en contra de los pensionados

8 Enero, 2015
Nada es más fácil para un gobierno irresponsable cuando tiene problemas económicos, en especial en su macro economía, que restringir el gasto de quienes durante toda su vida le prestaron servicio a su nación. Ya lo vimos en el pasado cuando en Argentina se instauró el famosos “corralito” que no fue otra cosa que la apropiación indebida por parte del Estado de los ahorros y las pensiones de los ancianos.
Esta mala práctica se está extendiendo a la República Bolivariana de Venezuela en donde su gobierno, autodenominado democrático, popular y socialista (siempre los apellidos para la democracia fueron malos), comenzó a restringir los pagos de las pensiones a los “viejitos” del IVSS quienes por diversas razones emigraron al exterior.

Desde hace más de un mes, el IVSS se niega a darle una respuesta a los pensionados que reclaman sus justas pensiones por los años trabajados. Muchos están enfermos, necesitan con urgencia su dinero pues, al parecer, las autoridades venezolanas no entienden que es el dinero de los pensionados y no del Estado.
El virtual “corralito” contra los pensionados en el extranjero afecta a miles de personas y e incluso, el Estado está contraviniendo los acuerdos internacionales que tiene sobre la materia con otros países; por ejemplo, con Chile y España.
El gobierno del señor Maduro debe actuar con la conciencia de entender que el día de mañana ellos podrían llegar a ser pensionados y, por lo tanto, hacer cumplir la Ley.
Es una mala práctica copiar políticas diseñadas en el exterior y pienso que la presidenta Cristina Fernández, que tanto se opuso al “corralito” en su país no está de acuerdo con el “corralito” venezolano.
Es hora que el gobierno de Venezuela entienda que la democracia es cumplir con sus deberes y no solo con hacer cumplir ciertas reglas a sus ciudadanos. Hay que recordarles que “…l a Ley es la Ley porque es la Ley”, como decía el gran Fedor Dostoievski, y hay que cumplirla aunque no guste.
Por último, no puedo entender el miedo de la prensa venezolana a denunciar este “corralito” pues “temen represalias del gobierno” según me lo hicieron saber. (Guardo los nombres por el secreto de información). Yo les pregunto qué represalias si ya no tienen ni papel, ni tinta. Como dijo alguien, “el miedo es libre” pero eso no salva a nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada