lunes, 8 de diciembre de 2014

El maltrato al anciano1

El maltrato al anciano1
Dr. Raúl F. Gutiérrez Herrera,*
Geriatra y Gerontólogo
.
El maltrato al anciano es un fenómeno que causa gran sorpresa al público y es posible
que la sociedad se resista a creer en la existencia de este problema.
Un estudio del House Select Committee on Aging reporta que entre 1 y 2 millones de
adultos mayores americanos experimentan maltrato cada año.
El maltrato al anciano ocurre en ambos sexos, es visto ligeramente más en mujeres; se
presenta en cualquier estrato socioeconómico, grupo religioso, raza y de igual manera
en personas sanas y competentes o enfermas y discapacitadas, siendo mayor su
frecuencia en estas últimas. De ahí la importancia con la Enfermedad de Alzheimer.
Factores de riesgo
Se han encontrado una multitud de factores de riesgo alrededor del abuso al anciano
como lo son: la discapacidad del adulto mayor, su dependencia a otras personas, la
psicopatología de los cuidadores, el abuso de substancias por parte del cuidador, y los
antecedentes de violencia en la familia, entre otros.
Hablar del maltrato del anciano en su mismo hogar resulta difícil de aceptar como un
hecho real. Sobre todo por que implica 2 conceptos que tienen un valor importante en la
sociedad “Hogar y Familia”.
Estos conceptos Hogar y Familia representan un lugar de seguridad, tranquilidad, en
donde viven personas generosas, cariñosas, preocupadas por el bienestar de los demás.
Desafortunadamente el hogar y la familia no han sido inmunes a las diferentes formas
de violencia que se están presentado en la actualidad.
En los hogares en donde viven familias con una persona con Enfermedad de Alzheimer
u otro tipo de demencia existe el riesgo de que se presente alguna forma de maltrato.
El maltrato se puede presentar en sus diferentes modalidades que son las de: abuso
físico, psicológico, sexual o financiero o en forma de negligencia física o psicológica y
también como auto-negligencia.
1
BOLETIN INFORMATIVO de la ASOCIACION ALZHEIMER DE MONTERREY, A.C. / 1er. cuatrimestre, 2000 / Año 4, No.
22Características de riesgo
Dentro del perfil del paciente maltratado se han encontrado las siguientes características
que denotan riesgo: ser una persona dependiente, aislada, demenciada, con conducta
problemática, deprimida, con necesidades prolongadas y que para el cuidador resulta ser
una carga pesada.
Si observamos este perfil de riesgo, nos daremos cuenta que el paciente con la
Enfermedad de Alzheimer y/o otro tipo de demencias reúne la mayoría de estas
características lo que lo torna muy vulnerable a ser sujeto de maltrato.
Las siguientes son algunas formas de maltrato que se presentan en los pacientes con la
enfermedad de Alzheimer.
Maltrato Psicológico: Angustiar, amenazar, atemorizar, aislar e infantilizar (esto es,
tratarlos como si fueran niños), agredirlos verbalmente como cuando les decimos:
“Hágase a un lado”, “Muévete rápido, “¡Ah, cómo das la ta…!”
Negligencia psicológica: Aislarlos socialmente por el temor de que descubran que esta
demenciado y entonces se les deja solo por periodos prolongados, no platicar con ellos o
no escucharlos, incluso no acompañarlos a comer o no salir con ellos de la casa.
Negligencia física: El paciente con enfermedad de Alzheimer, también es de riesgo a
negligencia física, esto es que ignoramos sus necesidades físicas de alimentación,
alojamiento y vestido apropiados. También: ignorar las necesidades para el cuerpo,
como hidratación o cuidados adecuados de la piel, uñas y dientes, así como ignorar el
cuidado médico apropiado.
Abuso Material: Es otra forma de maltrato visto con frecuencia en la Enfermedad de
Alzheimer y son comunes los ejemplos de personas conocidas que se apoderan de los
recursos económicos o no utilizan el dinero en fines médicos, sino en necesidades
propias del cuidador.
Maltrato Físico: Este implica actos de daño físico o coerción, actos de violencia tales
como: golpear, descuidar, molestar o abusar sexualmente, encerrar o encadenar.
Diagnosticar el maltrato en los pacientes con la Enfermedad de Alzheimer no es una
tarea sencilla, muchas veces el paciente tiene temor de reportar. O, su misma
incapacidad mental, le impide distinguir que está siendo sujeto de abuso.
Teniendo en cuenta lo anterior, se recomienda que los profesionales de la salud, así
como los familiares conozcan las diferentes formas de maltrato para de esta forma
puedan evitarlo.
* El Dr. Raúl F. Gutiérrez, Geriatra y Gerontólogo,
forma parte del equipo de Medicina Familiar del Hospital Universitario.
Responsable médico del Grupo de Apoyo del municipio de Guadalupe, Nuevo León.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada