domingo, 5 de octubre de 2014

La salud mental padece la amnesia

La salud mental padece la amnesia gubernamental

Las habitaciones del hospital tienen filtraciones | Foto: Alexandra Blanco/El Nacional
Las habitaciones del hospital tienen filtraciones | Foto: Alexandra Blanco/El Nacional
El Ejecutivo afirma que asigna 5% del presupuesto de salud a instituciones psiquiátricas. Es decir 2,07 millardos de bolívares deberían invertirse en 89 hospitales, pero la mayoría no recibe la asignación regula
Lissette Cardona

Las cortinas de cemento fueron la única solución que hallaron en el Hospital Centro de Salud Mental del Este El Peñón para evitar la fuga de los pacientes. Donde había ventanales ahora hay paredes impenetrables, inclusive para la luz solar o el aire.
La entrada del hospital es un río. El acuífero no es natural. Surgió de una tubería rota hace más de 2 años. El fluido constante del agua debilitó la estructura de la casa en la que funciona el Servicio de Consulta Externa. Bastaría la sustitución de 2 tubos de 15 pulgadas para reparar la fuga, pero Hidrocapital señaló que esa área no es de su competencia. 
Las filtraciones y socavamientos de la casa, no son el único problema del centro. La entrada del Servicio de Psiquiatría Infantil está clausurada por daños en la vialidad y el área de Psicología fue tapiada por un derrumbe reciente. La Casa de Madera, residencia de veraneo del general Marcos Pérez Jiménez y patrimonio de la nación, es un amasijo de tablas, que tampoco ha sido reparada por falta de recursos.
De acuerdo con el grupo Amigos de El Peñón, constituido por trabajadores y familiares de pacientes para denunciar desde el anonimato las irregularidades, también hay indolencia de parte de la directiva del centro. Por las noches el área del estacionamiento es alquilada a los vecinos de la urbanización para aparcar sus vehículos y durante el día, los chorros de agua que salen de la tubería rota sirven para un autolavado improvisado en plena instalación hospitalaria.
“Allí (en la Casa de Madera) funcionan la Emergencia –con una muy precaria área de observación, iluminación muy pobre, una cama y una camilla ya deterioradas–, un consultorio de Gerontopsiquiatría –que no se da abasto para el número de pacientes que atiende–, la consulta de farmacodependientes y alcohólicos, Historias Médicas, Secretaría, Administración, Recursos Humanos y la coordinación de Enfermería. En los últimos meses una persona sufrió una caída luego de atravesar con el pie una zona del piso que estaba frágil”, denunciaron.
El deterioro de la estructura hospitalaria por falta de mantenimiento obligó al cierre del Servicio Nacional de Neurología, centro de referencia nacional en la especialidad, así como el área de hospitalización de farmacodependientes y alcohólicos. También falta personal. Al menos dos psiquiatras se jubilaron y otros dos psicólogos clínicos están por recibir el beneficio. Otra especialista renunció. No tienen médico internista.
El grupo Amigos de El Peñón indicó que nadie responde a sus reclamos.
“Queremos que el caso del hospital de El Peñón se sepa, pues hemos escrito comunicaciones al Ministerio de Salud y hasta hemos llegado a pensar que ignoran que este hospital existe o simplemente no les importa en lo más mínimo”, expresaron.
En el olvido
El 10 de octubre es el Día Mundial de la Salud Mental. El término está ausente de la Memoria y Cuenta del año 2013, del Plan Nacional de Salud 2013- 2019 y de la Ley de Presupuesto Nacional del año en curso. El olvido parece haberse alojado de manera permanente en la mayoría de estos hospitales y de las políticas públicas para su gerencia. 
De acuerdo con los datos publicados en un reporte de la Red de Sociedades Científicas Médicas de Venezuela publicado en febrero de 2010, la vigilancia epidemiológica en enfermedades mentales en Venezuela se realizó y publicó hasta 1993. Por otra parte, el Proyecto de Ley de Protección y Atención Integral a las personas con Trastornos Mentales reposa en la Asamblea Nacional desde el año 2007, a la espera de su revisión y discusión.
Prácticamente ningún centro de salud mental recibe asignación presupuestaria de manera regular.
Los datos del Informe sobre el Sistema de Salud Mental en la República Bolivariana de Venezuela, utilizando el Instrumento de Evaluación para Sistemas de Salud Mental de la Organización Mundial de la Salud (OMS-IESM), presentado por el gobierno nacional en 2013 señalan que el gasto nacional en el área equivale al 5% del total del presupuesto de Salud del país. Al llevar esas cuentas a las necesidades calculadas para este año, a la salud mental debían corresponderle 2,07 millardos de bolívares del presupuesto de 2014, fijado en 41,444 millardos de bolívares.
Ese mismo informe revela que en Venezuela existen 11 hospitales psiquiátricos y 78 centros de atención ambulatoria en la especialidad. Es decir, que de haberse repartido esa cantidad equitativamente, cada institución debió contar con 23,2 millones de bolívares para todo el año. No hay datos oficiales que expliquen la distribución de ese dinero. Sin embargo, sí existen las denuncias por insuficiencia presupuestaria hechas desde los nosocomios.
Hace 6 años, por ejemplo, el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, regente de varios centros psiquiátricos y que contrata servicios privados para su atención llamados Residencias Socio-Asistenciales (RESA), pagaba 25 bolívares diarios a las clínicas por paciente, según explicaron los encargados de esos centros de salud. En 2010, el monto subió a 75 bolívares. En 2013, los administradores de las RESA protestaron y exigieron que el IVSS pagara por lo menos 600 bolívares diarios por paciente. 
En Táchira, Min-Salud había asignado 150 bolívares diarios por paciente hospitalizado en el Instituto de Rehabilitación Psiquiátrico Dr. Raúl Castillo de Peribeca, reveló Marina Sánchez, directora del hospital. En agosto pasado subió a 200 bolívares. Esta institución atiende entre 296 y 300 enfermos crónicos mentales. Solo 30% de los pacientes tienen familia.
José Félix Oletta, ex ministro de Sanidad y Asistencia Social, indicó que en 2012 un estudio de costos arrojó que el costo por cama diaria para pacientes hospitalizados en centros administrados por Min Salud era de 195 bolívares. Los centros del IVSS recibían 216 bolívares diarios por cama por día. “En 1998 en mi gestión en el ministerio, este fue demandado por los dueños de las EPLES, por falta de pago. Fueron momentos amargos porque no teníamos recursos financieros. El presupuesto del ministerio se redujo en 10% y no teníamos cómo pagar. Si destinaba dinero para pagar, entonces cometía un delito de desviación de fondos. Finalmente, se hicieron rectificaciones al presupuesto y pudimos pagar lo que se debía desde 1997”, recordó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada