ALERTA:
La designación de un mayor general retirado como embajador de Venezuela en uno de los reinos de Europa se vio truncada al señalarle un funcionario de su cancillería -de forma extraoficial pues aún no se había hecho la petición del placet- al actual embajador venezolano que no sería aceptado pues estarían en la obligación de detenerlo al estar incluido en una de las listas del Departamento del Tesoro de los EE.UU. (2011-Kingpin Act) acusado de cooperante con el narcotráfico. En silenció quedó todo…

¿REALISMO MÁGICO?: 

Parecieran cosas de un gobierno de Macondo, donde la imaginación y las fantasías no tienen límites. El Presidente anuncia esta semana que realizarán auditorías de las divisas asignadas a los privados en el primer semestre de este año, que se auditará hasta el “último dólar entregado en el semestre”. El anuncio viene ahora que o bien no hay dólares o lo que queda son “burusas” como dicen los zulianos. Y qué pasa con las auditorias cuando con la firma de Chávez o la suya validaban millones de dólares para importaciones que nunca llegaron al país o para pagar proyectos faraónicos que nunca se hicieron.
Las auditorias de Bandes, de Fonden, del Fondo Chino. Las auditorias de las asignaciones que denunció la doctora Betancourt  y que ameritó su descarada destitución. Las auditorias implícitas en las cartas del “planificador de tres lustros” Jorge Giordani. Las auditorias de los dólares del maletín de Antonini. Las auditorias de los dólares entregados a los proyectos eléctricos y a las importaciones podridas de Pdval que parecen repetirse ahora que hay 17 barcos esperando descarga en la rada de Puerto Cabello. Y las dos joyas de la corona: la auditoria de todos los dólares que haya manejado Pdvsa directamente y la auditoria de todos los dólares que han permitido enriquecer a la plutocracia del régimen castrista de Cuba durante quince años que bien definió el profesor y ex Viceministro de Energía (1999-2001) Víctor Poleo con esta frase: “Venezuela ha ganado humillaciones y Cuba diferir la agonía de su clase política”.
Estas son las auditoras que hacen falta. Las que demostrarían por qué ahora no están los dólares que pertenecen o pertenecían a las generaciones futuras. De verdad que no se si llamar estas declaraciones las afirmaciones de quienes parecieran ciegos, sordos y mudos o las de quienes se creen que los demás somos unos tontos de cuna. Esa es la complicidad que permite que los guisos delincuenciales se mantengan vivos hasta agotar las ya paupérrimas reservas. Ya informé la semana pasada del tema Cencoex que otorga a dedo las asignaciones de los dólares preferenciales. Hoy supe que tras ser aprobados salieron unas nuevas “sugerencias” a los beneficiados: “te damos un porcentaje “x” de lo aprobado contra pedido; otro % contra despacho y el saldo luego de nacionalizada la mercancía y consignados los cierres correspondientes en Venezuela”. Uno de los adjudicatarios me informó que bajo esas condiciones ningún proveedor le despachara la mercancía pedida…

MEDIO

¿ARROZ AZUL Y ROJO?:

De la investigación que viene haciendo el periodista Matías Longoni  del diario Clarín de Argentina referente al arroz vendido a Venezuela con “escandaloso sobreprecio” extraigo estos párrafos: “Los directivos de la Federación Nacional de Entidades Arroceras (Fedenar) alertaron el año pasado sobre “la incursión de una nueva empresa en las negociaciones comerciales con Venezuela”. Antes, se había firmado un acuerdo bilateral para la exportación de 80.000 toneladas de Arroz Paddy, como se denomina al grano sin procesar, todavía con cáscara.  Desde el sector de los arroceros sabrían luego que una empresa santafesina llamada Bioart SA, fue la única en recibir los permisos para exportar ese grano a Venezuela. En marzo, ante la mirada atónita del sector, embarcó 10.247 toneladas. Y el 16 de junio salieron del puerto de San Pedro otras 27.500 toneladas de arroz con cáscara, por valor de 16.678.750 dólares. En total los negocios suman US$ 23 millones. Bioart SA realizó estas ventas a Venezuela con un impresionante sobreprecio, cercano al 30%”.
Ligo esta información a una que aquí publiqué el pasado 1° de julio relacionada con la intempestiva salida del ministro de alimentación Cnel. Félix Osorio tras un informe que habrían presentado a la Presidencia de la República señalando supuestas irregularidades en diferentes contratos de compra de alimentos con Argentina entre los que estaría el rubro de arroz y que arrojarían culpas -entre otros- a una funcionaria de su confianza de origen rumano, varias veces señalada en el pasado reciente. La denuncia de Clarín estaría siguiendo el hilo entre Osorio, el ministro argentino de planificación Julio De Vido y el embajador argentino en Caracas Carlos Cheppi. Las fechas de los acuerdos y las de los envíos están muy bien determinadas. Todo ello antecede al momento de la controversial foto en la embajada en Caracas publicada en las redes y que buscaría desviar la verdadera conexión de funcionarios activos de los gobiernos de Cristina Kirchner y de Nicolás Maduro en la negociación…

BAJO


SIGUE LA FARSA AÉREA:

El  poderoso ministro de Transporte Acuático y Aéreo, Presidente del IAAM y de Conviasa, el mismo de la idea del ozono en los aires acondicionados del aeropuerto y que no funcionan declaró en días pasados, con la intención de restarle importancia, que el Estado no tiene ninguna deuda con las aerolíneas extranjeras, lo cual técnicamente sería correcto. No dijo nada nuevo. Ya eso lo había aclarado en entrevista a CNN y Globovisión  el Presidente Ejecutivo de ALAV.
Lo que no repite el ministro es la segunda parte de la aclaratoria de Humberto Figuera: Que si bien, técnicamente, no es una deuda con las aerolíneas si es una obligación asumida soberanamente por Venezuela en un Convenio Bilateral sobre Transporte Aéreo suscrito con otro Estado que firmó ese convenio de buena fe en la confianza que Venezuela también procedía de buena fe y que ante los supuestos de hecho previstos en el Convenio se daría cumplimiento a lo firmado. El caso es más que todo un acto inamistoso con el otro país contraparte en los convenios bilaterales. Ante ellos estamos quedando como un país maula al no dejar que las líneas remitan en dólares la diferencia entre los ingresos obtenidos por su operación en Venezuela luego de  descontados los gastos de operación en el país.
Lo que demuestra el mediocre manejo de esta crisis aérea donde han tenido la desvergüenza de decirnos que “los aviones regresarían tras el Mundial de Fútbol” o que “tenemos muchas líneas esperando con 146 vuelos solicitados”. Ningún país al que le adeuden a su aerolínea permitirá que otra vuele cubriendo la ruta. Las líneas que tanto García Plaza como Graterol dijeron habían llegado a acuerdos ya anunciaron eliminación de vuelos o asientos…