sábado, 30 de noviembre de 2013

Hostigamiento, agresión verbal y humillaciones es lo que aseguran vivir a diario los trabajadores del Hospital Clínico Universitario (HCU) por parte de un grupo de acosadores que se aprovechan de su posición jerárquica -impuesta por el propio directivo- para denigrar y atacar la moral del personal cuando reclama sus derechos, acción que los motivó a suspender por unas horas sus actividades

Trabajadores universitarios se paralizan ante acoso laboral

Hostigamiento, agresión verbal y humillaciones es lo que aseguran vivir a diario los trabajadores del Hospital Clínico Universitario (HCU) por parte de un grupo de  acosadores que se aprovechan de su posición jerárquica -impuesta por el propio directivo- para denigrar y atacar la moral del personal cuando reclama sus derechos, acción que los motivó a suspender por unas horas sus actividades
 
Por más reclamos y denuncias que hagan los trabajadores del Hospital Clínico Universitario (HCU)  ante diferentes entes gubernamentales acerca del acoso laboral que aseguran vivir en estos últimos seis meses dentro de este recinto, el nuevo clima de hostigamiento laboral que reina en los pasillos, hizo que los trabajadores, el día de ayer, paralizaran nuevamente sus actividades como medida de protesta.
Y es que, la contratación de un nuevo personal, integrada por 27 mujeres que visten de camisas rojas, llamada Guardia Especial, volvió a caldear los ánimos dentro de este centro de salud, dado que estos trabajadores se han encargado de amedrentar el empleado por el sólo hecho de pensar diferente, reclamar sus quincenas “chucutas” o por estar en desacuerdo con las políticas que implementa el cuerpo directivo en este centro de salud.
“Amordazados”
Tal fue el caso de Arabia Piñango, enfermera, quien la semana pasada quien vivió momentos de terror justo cuando cumplía su guardia. “Sólo reclamé el pago de mi evaluación 2012-2013  y no me permitieron ingresar a la oficina de la dirección, cuando me retire fui perseguida por una de estas mujeres que me amenazaron y cómo les respondí, me ofendieron”.
 
Cuenta que trabajar en este lugar además de desmejorar la atención del público, pone en juego la autoestima del empleado. Los jefes mandan y las manipulaciones están a la orden del día. Y también las injusticias, pues las discriminaciones en estas tramas de vínculos llegan a veces hasta desatar la violencia, dijo Piñango, quien resaltó que estos acosadores que se aprovechan de su posición jerárquica -impuesta por el propio directivo- para denigrar y atacar la moral del personal.
“Alzamos la voz de protesta para reclamar un nuevo acoso laboral, de los muchos que son denunciados en un escenario en que los trabajadores viven con la mordaza en la boca”, mencionó Francis Calderón, asistente del área de Nutrición, quien señaló que el director Vladimir España, sólo se ha dedicado a “sabotear al sindicato que fue electo por votos de los trabajadores, para imponer un nuevo grupo que por supuesto este regido por él,  y no velará por los intereses de los trabajadores”.
“Excluidos”
En lo que se refiere a sus pagos, mencionó Calderón, que el pago de los aguinaldos fue mal calculado. Es decir, ellos contratan a un nuevo personal con beneficios cuando existen trabajadores suplentes con más de cuatro años sin contrato y contratados esperando cuatro años sus cargos fijos, incluso, muchas de estas personas fijas les adeudan algunos beneficios laborales de años pasados. “Es injusto”, se quejó.
Resaltó que hace semanas atrás “ingresó un equipo de prensa al recinto para inspeccionar y corroborar las denuncias en cuanto a las pésimas condiciones en la que trabajamos, basadas en el avanzado deterioro de la infraestructura, falta de insumos y déficit de especialistas, pero el grupo de custodios se comunicaba vía radio para vigilar el recorrido, para frustrar cualquier acción sospechosa”, concluyó.
Piden destitución del director 
“Pedimos la destitución del director del Hospital Clínico Universitario (HCU)  José Vladimir España, por el sólo hecho de contratar personas agresores,  disfrazadas de cuerpo de seguridad. Cómo es posible que una personas que promuevan la violencia no han sido botadas”, criticó Francis Calderón, asistente del área de Nutrición, quien advirtió que seguirán en pie de lucha para hacer valer sus denuncias.
Y es que, después de una conversación que sostuvieron con los trabajadores y la mencionada autoridad con respecto a esta nueve personal, “no hubo ni siquiera un argumento sólido que explicara la razón por la cual se encuentran están personas en el lugar”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada