domingo, 18 de junio de 2017





Feliz día del padre a lo que me acompañan todo los días en esta lucha por rescatar la democracia en Venezuela y a los que no también, todos somos venezolanos y hijos de un mismo padre Dios .
“🇻🇪 #HambreYEnfermedad "Gob.nos echó al abandono porque piensa q vamos a morir pronto.Necesitamos medicamentos y alimentos.Nos están matando" https://t.co/O2j4hGOcrc

sábado, 10 de junio de 2017

En esto gasta los dolares el gobierno venezolano, mientras nuestros ancianos se mueren por falta de alimentos y medicinas ,no hay dinero para los cesta tickets de los pensionados ,tampoco le cancela la pensión a nuestros hermanos que están en el exterior , que gobierno tan indolente que juega con el hambre de los venezolanos .


 

martes, 30 de mayo de 2017

¿QUE NOS PASO CON NUESTRO SISTEMA PUBLICO DE SALUD?
En un país que ha recibido más de un billón de dólares producto de sus ingresos petroleros, No puede ser que en Venezuela tengamos una carencias de medicinas de un 60%, ¿para qué nos sirve el HCM?. UFAJUP como organismo de defensa de los jubilados, pensionados  y tercera edad   propone el rescate del sistema de farmacia del IVSS, es importante recordar que hace 18 años atrás éramos atendidos en todas las clínicas y hospitales amparados por el SSO, luego de ser atendido por el especialista, de manera gratuita recibíamos el tratamiento completo en sus farmacias, muy rara vez, en una de esas farmacias no conseguías el medicamento y ellos mismos te enviaban a una de sus farmacias u otra institución donde si los había.
El día de hoy no hay los suficientes médicos especialistas que nos atiendan, los hospitales están saturados y sin medicamentos ni insumos, los trabajadores Activos, Jubilados Pensionados y Sobrevivientes, no cuentan con el dinero suficiente para adquirir los medicamentos solo producto de su vejez, y enfermedades comunes, imagínense una enfermedad sobrevenida.
Se mercantilizó la salud, los administradores del gobierno dejaron la inversión de dinero en el Sistema Público de Salud Venezolano, dejando a expensas de mercaderes el desarrollo de un deber fundamental del Estado, como lo es el derecho a la salud.
La realidad del régimen de salud debería ser otra y no este que estamos sufriendo todos los venezolanos y en especial las clases más pobres de nuestro país.
Nosotros creemos en el desarrollo de la salud privada, lo que no podemos aceptar es que sea a costa de todos los venezolanos pagando con sus vidas y altas sumas de dinero, viendo como no se invierte en el sistema público, privilegiando los seguros privados para enriquecer a un pequeño grupo de conectados con el gobierno.
Nos entristece ver como nuestros hospitales están convertidos en ruinas por sus administradores, pero a la vez también vemos con angustia como las clínicas privadas de hoy para mañana, de pequeñas casas en muy poco tiempo son grandes infraestructuras totalmente equipadas, nos preguntamos:
¿sí esos dueños son los mismos que administran los hospitales, por qué estos no sirven y sus clínicas sí?
Que existían fallas sin duda, pero lo que nos sucede actualmente es inaudito, no hay los materiales básicos en las emergencias de los hospitales, inyectadoras, adhesivo, algodón, etc.,
Como ejemplo de lo que estoy plasmando, es que en noviembre del año 1949 se creó el IPASME, para brindar salud a los educadores y sus trabajadores, el mismo instaló dependencias médicas y servicios en todo el país, hoy por cierto arruinados y cerrados muchos por descuidos delas administraciones de la Institución, asimismo, introdujeron la figura del HCM para que se nos prestara el servicio de salud cuando el IPASME fue creado para ello.
Hermanos trabajadores Activos, Jubilados, Pensionados y Sobrevivientes, que nos pasó y que nos está pasando, no es un problema de oficialismo y opositores, de negros o blancos, de cristianos o evangélicos, es un problema de participación ciudadana de todos los venezolanos por el derecho a la salud, consagrado en la constitución, estamos muriendo de mengua.
Para UFAJUP
el problema no es el HCM, ya que se convirtió en un atenuante para cubrir las necesidades de los trabajadores, debemos rescatar el Sistema Público de Salud, es por ello que ponemos en manos y participación de todos a través de este medio, esta plataforma, para lograr concatenar las ideas necesarias y proponer la solución que todos deseamos, esperamos tus ideas, opiniones, estudios, ilustraciones, sapiencias, conocimientos, etc., en la búsqueda de este importante resc ate ciudadano.
Coordinador de UFAJUPd LUIS CANO

domingo, 21 de mayo de 2017




 Documento entregados  al defensor del pueblo el 29 de marzo del año 20017 , hasta hoy no hemos tenido respuesta ,donde le exigimos que cumpla con los derechos de los abuelos ,pensionados y jubilados del país ,no queremos una nueva constitución , que cumpla con la actuar en sus artículos 80, 83, y 86.


Raúl Ammiel, de 70 años, participa en una manifestación anti-gobierno en Caracas, Venezuela, en mayo. Ammiel es bien conocido en la ciudad por entregar juguetes gratis a niños necesitados en Navidad, pero ahora dice que son los ancianos que necesitan ayuda. Cody Weddle Especial para el Miami Herald VENEZUELA MAY 19, 2017 7:00 AM 

Venezuela alguna vez tuvo un generoso sistema de pensiones. Ahora las personas mayores buscan comida para llegar a fin de mes POR CODY WEDDLE Y JIM WYSS Jwyss@miamiherald.com CARACAS, VENEZUELA Cuando Venezuela lanzó un programa en 2011 para extender los beneficios de jubilación a todas las personas de la tercera edad -hasta que hubieran pagado o no en el sistema de pensiones- fue elogiada en toda la región por su generosidad. El fallecido presidente Hugo Chávez elogió la iniciativa, llamada "Misión del Gran Amor", como una de las victorias de su socialismo del siglo XXI. 

Sin embargo, seis años más tarde, pocas personas mayores parecen estar sintiendo que el amor, como inflación desmesurada, hospitales que fallan y la falta de medicina básica incluso los han convertido en vulnerabilidad crítica en medio de una crisis continua.

 Luis Cano, un defensor de los jubilados de Venezuela, de 68 años, dice que no es raro ver a los ancianos recolectando basura por comida o pidiendo dinero para comprar medicamentos. 
"Queremos morir de vejez", dijo. "En cambio estamos muriendo como mendigos y por hambre".

Venezuela está en medio de protestas nacionales que han dejado más de 40 muertos a ambos lados de la división política. Desde el 1 de abril, los manifestantes han estado exigiendo nuevas elecciones, el despido de jueces y la entrega de ayuda humanitaria.

 Como el presidente Nicolás Maduro ha cavado, la juventud de la nación han estado en primera línea en mortales batallas callejeras con la policía. Sin embargo, las personas mayores se unen cada vez más a la lucha.

 Leer más: Los venezolanos exigen elecciones, su nueva constitución ofrecida Pio Jiménez, contador público de 85 años, dice que ha estado en todas las manifestaciones en Caracas desde comienzos de abril. Caminando con otros ancianos en la marcha de "los viejitos" a principios de este mes, Jiménez dijo que se ve obligado a trabajar porque, a pesar de las leyes, se le ha negado una pensión. Él cree que está siendo retenido porque él trabaja para un alcalde de la oposición. A pesar de que hace siete veces más que una pensión básica, no es suficiente para mantener a su familia.
Una mujer anciana sufre a causa de los gases lacrimógenos en Venezuela, la foto muestra a una anciana siendo llevada después de que aparentemente fue atacada con gas lacrimógeno en las calles de Caracas. Cody Weddle Especial para el Miami Herald "Es difícil para nosotros comer tres veces al día", dijo. "Tengo motivos más que suficientes para protestar contra este gobierno".
Venezuela es rica en petróleo, pero pobre en todo lo demás, e importa casi el 90 por ciento de todos los productos. En medio de los débiles precios del crudo, la corrupción desenfrenada y la mala administración general, incluso los bienes básicos son difíciles de conseguir. La aspirina, la medicación para la diabetes y los antibióticos - críticos para las personas mayores - a menudo son imposibles de encontrar.

 Nora Caraballo, de 67 años, dijo que fue hospitalizada dos veces en marzo por hipertensión tratable. "Ese mes no pude encontrar ninguno de mis medicamentos y parecía sombrío", dijo. Estoy aterrorizada de morir. 
Isabelle Contreras, de 74 años, dijo que no había tomado su medicina para la diabetes en cuatro meses porque no ha podido encontrarla. También tuvo una infección urinaria no tratada durante tres meses debido a la falta de medicina. "No es sólo nuestra salud. La crisis también está golpeando nuestro estómago ", dijo. Contreras dijo que, si no fuera por la ayuda de sus tres hijas, no sería capaz de hacerlo. "Comemos muy poco", dijo. "No es como antes, porque ahora luchamos por encontrar comida." Leer más: En medio de saqueos mortales, los comerciantes fortalecen En marzo, la Asociación de Farmacéuticos de Venezuela (CIFAR), que representa a más de 5.000 farmacias y fármacos, dijo que los proveedores del exterior los habían cortado porque el gobierno no había proporcionado los dólares necesarios para pagar más de 676 millones de dólares en deuda. Otras organizaciones farmacéuticas dicen que el 85 por ciento de toda la medicina no está disponible o está en escasez. Los senadores estadounidenses Marco Rubio y Bill Nelson de Florida, a principios de este mes, presentaron una legislación que proporcionaría $ 10 millones para medicamentos y suplementos nutricionales para Venezuela. Pero como la administración de Caracas ha bloqueado otras ayudas humanitarias, no está claro cómo se entregarían los bienes.

 Entre los problemas críticos para las personas mayores es que la inflación desbocada, que el FMI espera alcanzará el 720 por ciento este año, ha diezmado el poder adquisitivo. Saqueo y caos en Venezuela Venezuela ha sido azotada por una crisis económica con inflación en alza y escasez de bienes comerciales. La mayoría de los economistas culpan a los males de los controles de precios, la caída de los precios de las exportaciones de petróleo, el gasto gubernamental pesado y las políticas de producción de paralizar que dio a los venezolanos mucho dinero, pero poco poder adquisitivo. AP El mes pasado, Maduro anunció un aumento del 60 por ciento en las pensiones a 85.000 bolívares al mes, o alrededor de $ 117 a la tasa oficial y $ 11 dólares a la tasa del mercado negro a la cual la mayoría de los venezolanos tienen acceso.

Pero la subida fue rápidamente socavada por un aumento equivalente en los precios, dijo Cano, que dirige un grupo de defensa de los pensionistas y jubilados conocido por sus iniciales, la UFAJUP. Cano dijo que una familia necesita por lo menos un millón de bolívares al mes para poner comida en la mesa. El miércoles, por ejemplo, Cano dijo que gastó más de un tercio de su pensión en sólo dos artículos: un kilo de queso por 10.000 bolívares y un medicamento para 22.500 bolívares. "La vida es inasequible", dijo. "Hay personas de edad avanzada que están muriendo de hambre e hipertensión porque no pueden permitirse las cosas.

Sé que suena como una película, pero esa es la realidad ", pero por lo menos los pensionistas que viven en Venezuela están recibiendo algo de dinero del gobierno. Se calcula que 18.000 personas mayores venezolanas que viven en el extranjero, incluyendo en el sur de la Florida, no han recibido sus pensiones por más de 18 meses, según la organización de Cano. . Durante las últimas cuatro décadas, Raúl Ammiel, de 70 años, se ha convertido en un héroe local para vestirse como Santa Claus durante la Navidad y entregar regalos a los niños necesitados. Ahora dice que son los mayores quienes necesitan ayuda. "No es correcto que tenga que depender de mis hijos para que viva hasta el final de cada mes", dijo durante una marcha reciente, con su sombrero de Santa de firma. "Este gobierno ha destruido la calidad de vida de todos. Por eso estoy en las calles y me quedo en las calles ". Sigue a Jim Wyss en Twitter @jimwyss.
 Alberto Peña, de 69 años, lleva una máscara de gas casera durante las manifestaciones en Caracas, Venezuela. Personas de la tercera edad como Peña dicen que la inflación se dispara, los hospitales se derrumban y la falta de medicamentos está haciendo que sea difícil para ellos sobrevivir. Cody Weddle Especial para el Miami Herald